Ayudando con las tareas domésticas a la maciza vecina madura

Compartir:

100.00%
0%

Como sus padres se pasaban el día fuera de casa trabajando y no tenían tiempo para la adorable jovencita, ella intima y se hace muy amiga de la divorciada vecina. Una mujer que ronda los cincuenta pero que conecta muy bien con chicas jóvenes como ella. Comparte la chica todos sus problemas e intimidades con la rubia madura y ahora son como uña y carne. Una mañana que la está ayudando con la limpieza del hogar la madura no puede más y se pone muy caliente viendo el hermoso trasero de la jovencita mientras friega el suelo.