Follando con la rubia que siempre soñé

Compartir:

0%

Mi vecina rubia era una tía a la que siempre le había tenido ganas y nunca me había podido follar hasta que el tiempo pasó y muchos años después me la volví a encontrar caminando por la calle, la invité a tomar un café en mi casa y allí acabé echándole el polvo que tantas veces había soñado.