La pelirroja se tienta con las pollas de los clientes

Compartir:

0%

El gran problema que tiene esta masajista pelirroja es que cuando tiene frente a sus morros un cliente con una polla bien grande y se le pone dura, no puede evitar chupársela y muchas veces acaba follándoselo, por eso ha hecho un agujero en la camilla para poder mamársela sin tentarse a sentarse a cabalgarla.