La rubia le come la polla a su gestor

Compartir:

0%

La rubia estaba sola, caliente y a punto de hacerse una paja esa tarde en la que de repente recibió la visita de su gestor y, como tenía una calentura impresionante, se puso de rodillas frente a él para comerle la polla y masturbarlo entre los melones hasta sacarle la leche.