La rubia no sabía que la estaban grabando

Compartir:

0%

Esta jovencita comenzó a currar como escort a escondidas de sus padres, su novio y sus amigos. A sus 18 años y siendo tan guapa, se daba el lujo de cobrar una pasta por sus servicios hasta que sucedió algo inesperado. Ese día, un cliente la grabó con una cámara oculta y comenzó a extorsionarla para follársela de gratis todas las semanas. Cuando la guarra decidió mandarlo a tomar por culo, el chaval colgó el video en internet y todos descubrieron su secreto.