Los masajes acabaron con una follada

Compartir:

0%

Era evidente que el chaval no podría resistirse a meterle mano y acabar follándose a la rubia cachonda cuando la tuviera en pelotas echada sobre la camilla para darle masajes, pero como la guarra le insistía sin parar, no se sintió culpable porque entendió que eso era lo que la zorra quería.