Me follé a una gorda con unas tetas inmensas

Compartir:

0%

Aunque las gordas no son santas de mi devoción, no quería morirme sin follarme a una gorda bien obesa y cuando conocí a esta que tenía unos melones inmensos no dudé un segundo a la hora de seducirla hasta conquistarla para acabar follándomela en todas las posturas.