Nuestras hijas nos comieron las pollas

Compartir:

0%

El sábado por la noche planeamos ver una película con mi amigo y nuestras dos hijas pero el plan se desvirtuó por completo cuando las guarrillas empezaron a ponerse cachondas y, de repente, su hija se sentó a mi lado, mi hija al lado suyo y sacaron nuestras pollas para ponerse a mamarlas como dos perras descontroladas hasta sacarnos la leche.