Trío de dos lesbianas maduras y una jovencita

Compartir:

0%

Para convencer a la amiga de lo bueno que es el sexo entre mujeres y de que tenía que probar la sensación indescriptible que le produciría la comida de coño de otra tía, la rubia la invitó a montar un trío con su amante jovencita y entre las dos viejas y la guarrilla acabaron pasando una tarde de placer a pleno.